Lisboa, una ciudad que descubrir

Posted on 13 agosto, 2012

0


Lisboa es conocida por ser la “ciudad de la luz” pero también es una ciudad cargada de sueños donde la magia aparece en cualquier rincón. Cada calle tiene esa mezcla entre antiguo y moderno que la convierte en un lugar diferente a las demás. Podríamos  decir que Lisboa es una mezcla entre la Barcelona más cosmopolita y la Santander más elegante. Toda una ciudad por descubrir.

Resulta curioso dar un paseo por sus calles y ver como en algunas partes el grafiti se ha convertido en todo un arte. Un edificio abandonado se puede transformar en el mejor marco en el que exponer tu obra e incluso un contenedor de vidrio puede pasar por un objeto de decoración del mobiliario urbano. Lisboa también destaca por sus puentes, el de Vasco de Gama y el de el 25 de abril. El primero es el más largo de toda Europa, tiene 17 km, y el segundo igual pero como puente colgante. En ambos sabes cual es inicio pero dudas de donde puede estar el final ya que parecen que nunca van a terminar.

 

 

 

 

 

 

 

Lisboa cuenta con un gran número de miradores. Uno de los más importantes se encuentra en el Castillo de San Jorge. Es la cima más alta y donde se puede ver toda la zona este de la ciudad. Al estar en lo más alto cuesta mucho subir, pero una vez arriba merece la pena el esfuerzo realizado por las vistas de las que se puede disfrutar.

 

 

 

 

 

 

 

De vuelta es resulta casi obligatorio perderse por las calles próximas para descubrir la zona más bohemia de la ciudad. Callejuelas estrechas y viejas pero con un encanto difícil de describir y al que el paso del tranvía parece transportar a otra época. Además perderse entre las calles de Lisboa forma parte de la diversión de visitar la ciudad ya que el centro es fácil de recorrer.

Los futboleros tienen dos paradas obligatorias. La primera el Estadio Da Luz, campo donde juega actualmente el Benfica. Guarda cierta similitudes con el Camp Nou ya que ambos, además del campo de fútbol, a sus alrededores tienen todo tipo de instalaciones deportivos que a convierten en una mini ciudad del deporte. A parte de ser uno de los estadios más vanguardistas y modernos de ver en la actualidad, llama la atención el tributo que se le rinde al jugador Miklos Feher. Para quien no lo sepa, Feher fue un delantero del cuadro lisboeta que en mitad de un partido cayó fulminado al cesped producto de un ataque al corazón que le provocó la muerte al instante. El club todavía guarda toda la indumentaria que vistió el delantero. Llama la atención la camiseta. Esta se encuentra abierta por la mitad debido a la reanimación cardio respiratoria que se le practico sin éxito.

La otra parada para los futboleros es el estadio José Alvalade del Sporting de Lisboa. Su decoración es de lo más singular. Llama la atención que dentro del campo hay un cine y un supermercado Lidl. A parte de eso también es curioso ver en las paredes del estadio carteles del tipo “Verde es tu color. El color de tu corazón. Si pintas por encima del verde estarás traicionando tu corazón.

 

 

 

 

 

 

Esto es tan sólo pequeños retales que contiene Lisboa. Hay muchos más rincones interesantes que esconde por eso el resto los tienes que descubrir tu.

PD: Muy cerca de Lisboa también hay lugares interesantes que visitar como Belen, Estoril o Cascais.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Posted in: Escapadas